Existen claves que necesitas conocer para asegurarte de tener una buena cosecha de tu cultivo. Queremos ayudarte a que logres ese objetivo.

Las siguientes claves son fáciles de poner en práctica, solo debes leer con atención y tomar nota para comenzar a aplicarlas:

Clave #1: Cuida el agua y los nutrientes

Es importante que le cojas el truco a estos dos elementos fundamentales. Ten en cuenta que el PH y el CE del agua y los abonos que le das a las plantas deben ser ajustados ya que de ello depende el rendimiento y los principios activos de las mismas.

Si usas agua y abono correctamente, entonces podrás tener la seguridad de un cultivo sano y con una producción de más cantidad. Para ello compora un filtro de osmosis inversa, ya que dejarán el agua limpia de las impurezas.

También te recomendamos el uso de abono y aditivos ideales para plantas de marihuana. En este sentido lo mejor es que uses productos de marcas que sean reconocidas en el mercado y que sean altamente recomendadas. Nosotros te sugerimos las marcas CANNA y ATAMI.

Ten en cuenta que los aditivos, estimuladores y complementos de CANNA y de ATAMI garantizan efectos positivos.

Clave #2: El flujo de aire y de luz

Es importante que en el espacio del cultivo haya un buen flujo de aire fresco. Esto es más relevante aun cuando las plantas están en el período de floración, etapa en la que será necesaria aumentar la capacidad de los extractores.

Si logras ajustar un buen ambiente, mediante el flujo ideal de aire fresco las plantas realizarán los procesos con más rapidez.

Otro de los aspectos fundamentales para un buen ambiente, uno favorable para el cultivo, es la luz. Debes usar una buena cantidad de luz durante la floración, con un 600W para un metro cuadrado será suficiente.

Clave #3: El clima

El clima también es importante. Así que controla adecuadamente la humedad y la temperatura. Para el cultivo interior es necesario mantener buena humedad y temperatura para incrementar el rendimiento del cultivo.

La temperatura debe variar entre los 19 y 26 grados. Si se sale de estos valores, la planta no rendirá. También considera que los cambios de temperatura y humedad son malos. Debes mantener los valores estables.

En cuanto a la humedad, es recomendable que para la germinación sea de más de un 90%, mientras que para el crecimiento de un 60% y 70%. Y para la floración de entre 45% y 55%.

Clave #4: El medio de cultivo

Este es el lugar donde el sistema radicular de la planta vivirá toda su vida. De manera que debes contar con un medio de cultivo exclusivo para cannabis, porque solo así podrás asegurarle un buen ambiente para crecer.

No te recomendamos ahorrar unos pocos euros comprando cualquier tipo de medio, ya que eso podría originar problemas con el cultivo. Puedes escoger entre coco, lana de roca, arcilla expandida, mapito, entre otros.

Recuerda siempre que debe ser exclusivo para el cultivo de cannabis.

Con estas claves puedes asegurarte de contar con las mejores condiciones para tu cultivo indoor y así tener éxito con una cosecha ideal y ajustada a tus expectativas.

Aprovecha siempre los productos más ideales para todas las etapas del cultivo, porque de esa forma vas a poder contar con la tranquilidad de que todo saldrá bien. Existen productos que realmente no son amigables con el cannabis, recurre a las marcas reconocidas en el mercado y con mejor reputación.

Por ello insistimos en que explores entre los productos CANNA y ATAMI, y cuentes con las seguridad de nutrientes, aditivos y complementos perfectos para tu cultivo.